jueves, 21 de mayo de 2009

Y los jóvenes miramos más de lo que piensa la gente...

Me da pena pensar que esa frase era dicha desde que los integrantes de Alux Nahual ingresaban en la categoría de jóvenes, y viene el tema debido a dos situaciones que aunque fueron independientes, se referían de la misma despectiva manera hacia los jóvenes.

La primera fue una tarde que encontré frente a la Escuela de Ciencia Política de la USAC a uno de los recolectores de firmas de Pro-Reforma, el cual comenzó a intentar convencerme con su típica frase de “recolectamos firmas para disminuir el número de diputados del congreso”, A lo que respondí cuestionándolo de porque no decía la verdad completa, ya que también iban a crear una cámara de senadores que no solamente iban a estar allí 15 años sino que también tenían la ridícula propuesta de tener una edad mínima de 50 años, en un país donde el promedio de edad oscila en los 17 años.

El con un tono molesto estúpidamente me respondió: “los Jóvenes tienen otros intereses en la mente, mientras que alguien de 50 años ya no”. Y yo realmente molesto y con ánimo de golpearlo le dije que si a alguien le importaba el dinero por encima de todo a los 25 o 30 años, le seguiría importando el resto de su vida, por lo que es estúpido el querer limitar el poder a los jóvenes ya que ellos serán quien en verdad sientan todas las políticas que se manejen.

Otro día escuchando temas y debates con Quique Godoy estaban entrevistando a miembros de Jóvenes por la paz y otras organizaciones juveniles, los cuales se postulaban como emprendedores para un cambio en la sociedad guatemalteca, y al final del circo de ridiculeces que discutieron llegaron a la conclusión de que “Guatemala deberá ser rescatada por la naciente generación de jóvenes comprometidos y de éxito (todos empresarios, sin mencionar que los dirigentes “jóvenes” tenían unos 35 años). Claro está, estos jóvenes no cambiaran las cosas políticamente, sino trabajando para hacer de Guatemala una nación prospera y productiva.

Realmente a veces me ofende que se margine tanto a los jóvenes de la política nacional, pero no solo eso, sino también que la juventud no pelee por un espacio, Soy de la opinión que a los jóvenes que les interese en verdad la política es necesario formarlos desde lo antes posible, y no negarles el ingreso y mantenerlos al margen hasta que su ímpetu y sus ideas sean de la generación pasada.

Sé que en la juventud hay talento y poder para hacer realidad las utopías, y si en algunos no hay nos por su culpa sino por los que los obligan a seguir un camino ya trazado, y les quitan los sueños, anhelos y esperanza, con tal de mantener lo poco que tienen. Como lo indico el gran maestro Benedetti: “Cada generación tiene sus jóvenes y, en el mejor de los casos, son precisamente los jóvenes los que le dan color y la definen. Si en cambio son demasiado dóciles y aquiescentes, su talante se va oscureciendo, va perdiendo enjundia. Es bueno que el joven tenga algo de aguafiestas, que incomode al poder y al poderoso”.

1 comentario:

Kevin dijo...

muy buena cita de Mario Benedetti choco! es muy acertada sin embargo hoy en día el protagonismo de nuestra generación se vé empañada por el posmodernismo que ciega a los jóvenes de la realidad para encerrarlos a pensar en cosas tan trivializadas impulsadas por el consumo como por ejemplo importarse más en la ropa que portan que en la política del país.

saludos choco!...